por dónde pierde agua una piscina

Cómo saber por dónde pierde agua una piscina

¿Alguna vez te has preguntado «por dónde pierde agua una piscina»? Este es un dilema que muchos enfrentan, pero que a menudo queda sin respuesta debido a la complejidad de las estructuras de las piscinas y sus sistemas de filtrado. En este artículo, te guiaremos a través de los signos reveladores de una fuga, los diferentes tipos que pueden ocurrir y cómo puedes realizar algunas pruebas básicas para detectar por dónde pierde agua una piscina. Ya sea que se trate de una pequeña filtración o una pérdida de agua más significativa, estamos aquí para ayudarte a identificar y resolver el problema.

Mi piscina pierde agua y no sé por donde

Descubrir que tu piscina está perdiendo agua puede ser frustrante y confuso. Muchos propietarios de piscinas se enfrentan a esta situación sin saber exactamente por dónde empezar. Una pérdida de agua en la piscina no solo significa un mayor consumo de agua y un incremento en la factura, sino que también puede ser un indicativo de problemas más serios que requieren atención inmediata. Por eso es fundamental saber por dónde pierde agua una piscina.

Lo primero que debes saber es que una cierta evaporación del agua es normal. Factores como la exposición al sol, la temperatura del aire y la frecuencia de uso pueden afectar el nivel del agua. Sin embargo, si notas que el nivel del agua disminuye más rápido de lo que cabría esperar por evaporación natural, es probable que tengas una fuga.

Identificar la fuente exacta de la pérdida de agua puede ser un reto. Las fugas en piscinas pueden ocurrir en varias áreas y por diversas razones. Pueden ser tan obvias como una grieta visible en el vaso de la piscina o tan ocultas como una pequeña fisura en las tuberías subterráneas. También pueden deberse a conexiones sueltas en los equipos de la piscina, válvulas defectuosas o incluso a problemas en el sistema de drenaje.

Qué tipos de fuga de agua existen en la piscina

Hay varias opciones por dónde pierde agua una piscina, ya que las fugas pueden variar significativamente en su naturaleza y origen. Comprender los diferentes tipos de fugas te ayudará a identificar mejor el problema y a tomar las medidas adecuadas para su reparación.

En la estructura o vaso de la piscina

Una de las causas más comunes por dónde pierde agua una piscina es la fuga en el vaso o estructura misma de la piscina. Estas fugas pueden ser consecuencia de varios factores:

  • Desgaste del Material: Con el tiempo, el material del vaso de la piscina puede deteriorarse debido a los químicos del agua, los cambios climáticos y el uso regular.
  • Movimientos Estructurales: Las piscinas pueden sufrir movimientos estructurales debido a asentamientos del suelo, lo que puede provocar fisuras o rupturas.
  • Conexiones Mal Selladas: Las juntas donde diferentes secciones de la piscina se unen pueden debilitarse y permitir que el agua se escape.

Estas fugas pueden ser visibles, como una grieta en el revestimiento, o pueden ser más sutiles y difíciles de detectar sin equipos especializados.

En la estructura de tuberías

Las tuberías son una de las causas por dónde pierde agua una piscina más habituales. Como son responsables de transportar agua hacia y desde la piscina, cualquier daño en ellas puede resultar en una fuga. Las causas comunes incluyen:

  • Corrosión o Desgaste: Las tuberías pueden corroerse o desgastarse con el tiempo, especialmente si no se realizan mantenimientos regulares.
  • Daños Accidentales: Durante trabajos de jardinería o renovaciones, las tuberías pueden dañarse accidentalmente.
  • Conexiones Defectuosas: Las juntas y conexiones en el sistema de tuberías pueden fallar debido a una instalación inadecuada o al desgaste.

Las fugas en las tuberías a menudo requieren diagnósticos y reparaciones profesionales, ya que pueden estar enterradas o ser difíciles de alcanzar.

Grietas o fisuras

Las grietas o fisuras en la superficie son indicadores claros de problemas potenciales. Las causas de  por dónde pierde agua una piscina a través de grietas o fisuras pueden ser:

  • Cambios de Temperatura: Las fluctuaciones extremas de temperatura pueden hacer que el material de la piscina se expanda y contraiga, lo que eventualmente puede llevar a la formación de grietas.
  • Presión del Agua: Una presión de agua inconsistente puede ejercer fuerzas irregulares en las paredes y el suelo de la piscina, provocando fisuras.
  • Edad del Material: Con el paso del tiempo, los materiales pueden volverse más frágiles y susceptibles a agrietarse.

Daños hidráulicos

Los sistemas hidráulicos, incluidas las bombas y los filtros de la piscina, también son susceptibles a daños que pueden causar fugas. Por eso, este podría ser el lugar por dónde pierde agua una piscina. Estos pueden incluir:

  • Desgaste de Sellos y Juntas: Las partes móviles en las bombas y filtros pueden desgastarse con el tiempo, lo que puede llevar a fugas.
  • Obstrucciones o Sobrepresión: Las obstrucciones o la sobrepresión en el sistema pueden causar daños y resultar en fugas.
  • Fallas en el Equipo: Un equipo defectuoso o en mal estado puede ser una fuente de fugas.

Cómo detectar fugas de agua en piscinas

Detectar una fuga en tu piscina puede ser un proceso complicado, pero hay varias técnicas que puedes utilizar para identificar si hay un problema y, en algunos casos, dónde se encuentra. Aquí presentamos dos métodos eficaces y sencillos que puedes realizar tú mismo antes de considerar la ayuda profesional.

Prueba del cubo

La prueba del cubo es un método simple pero efectivo para determinar si tu piscina está perdiendo agua debido a una fuga en lugar de por evaporación natural. Para realizar esta prueba:

  1. Llena un cubo con agua: Llena un cubo con agua de la piscina hasta aproximadamente tres cuartos de su capacidad.
  2. Coloca el cubo en la piscina: Sitúa el cubo en un escalón de la piscina de manera que esté parcialmente sumergido. Esto asegura que el agua dentro y fuera del cubo esté sujeta a las mismas condiciones ambientales.
  3. Marca los niveles de agua: Usa un marcador resistente al agua para marcar el nivel del agua tanto dentro del cubo como en la piscina.
  4. Espera 24 horas: Deja el cubo en su lugar durante 24 horas. Durante este tiempo, evita usar la piscina para obtener resultados más precisos.
  5. Compara los niveles: Después de 24 horas, compara los niveles de agua en el cubo y en la piscina. Si el nivel del agua en la piscina ha bajado más que el agua en el cubo, probablemente tienes una fuga.

Prueba de la cinta adhesiva

Otra técnica útil para detectar fugas es la prueba de la cinta adhesiva, especialmente útil para fugas lentas. Para realizar esta prueba:

  1. Selecciona una cinta adhesiva: Usa una cinta adhesiva resistente al agua y fácilmente visible.
  2. Marca el nivel actual del agua: Coloca un trozo de cinta adhesiva en el borde interior de la piscina, alineándolo con el nivel actual del agua.
  3. Espera y observa: Deja la piscina sin uso durante unas horas o idealmente durante 24 horas.
  4. Revisa el nivel: Verifica el nivel del agua respecto a la marca de la cinta adhesiva. Si el nivel ha bajado significativamente más allá de la marca, es probable que haya una fuga.

Cómo saber por dónde pierde agua una piscina

Una vez que has confirmado que tiene una fuga, el siguiente paso es localizar por dónde pierde agua una piscina. Esta tarea puede ser desafiante, ya que las fugas pueden estar en lugares de difícil acceso o ser tan pequeñas que pasan desapercibidas. A continuación, te ofrecemos algunas estrategias y técnicas que utilizamos como profesionales en la detección de fugas para ayudarte a encontrar exactamente por dónde pierde agua una piscina.

Inspección Visual

Comienza con una inspección visual detallada de toda la piscina. Busca signos obvios de por dónde pierde agua una piscina, como:

  • Grietas o Fisuras: Observa detenidamente las paredes y el suelo de la piscina buscando grietas o fisuras.
  • Áreas Húmedas: Revisa alrededor de la piscina y en el área del equipo. Si hay zonas inusualmente húmedas, podrían indicar una fuga cercana.
  • Cambios en los Materiales: Presta atención a cambios en los materiales de la piscina, como desprendimientos del revestimiento, que puedan sugerir una fuga subyacente.

Uso de Colorantes

Los colorantes, como el tinte de prueba de fugas, pueden ser útiles para identificar por dónde pierde agua una piscina. Nos ayuda a encontrar fugas más pequeñas o menos obvias. Para usar esta técnica:

  • Aplica el Colorante: Cerca del área donde sospechas que puede haber una fuga, aplica un poco de colorante en el agua.
  • Observa el Movimiento del Colorante: Si hay una fuga, el colorante se moverá hacia ella, proporcionando una indicación visual de su ubicación.

Esta técnica es particularmente efectiva para saber por dónde pierde agua una piscina si las fugas están en las paredes o en el suelo de la piscina.

Pruebas de Presión en las Tuberas

Si sospechas que la fuga puede estar en el sistema de tuberías, una prueba de presión puede ser necesaria para saber por dónde pierde agua una piscina. Esta prueba implica:

  • Presurizar las Tuberas: Las tuberías se presurizan con aire o agua.
  • Medir la Presión: Se mide la presión para ver si disminuye, lo cual indicaría una fuga.

Debido a la naturaleza técnica de esta prueba, generalmente se recomienda que la realice un profesional.

Tecnología Avanzada

En nuestra empresa, empleamos tecnología avanzada para detectar fugas y saber por dónde pierde agua una piscina, incluyendo:

  • Equipos de Audio Subacuático: Estos dispositivos pueden detectar el sonido de una fuga en el sistema de tuberías o en la estructura de la piscina.
  • Cámaras Inspección por Video: Usadas para inspeccionar tuberías y otras áreas inaccesibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *